Diseño de interiores: estilos I


En esta nota presentaré 4 de los estilos de decoración que puedes utilizar cuando ambientas los espacios de tu casa: estilo rural, citadino, de playa y de campo. Todos ellos pueden intercambiarse y combinarse, reflejando así tu personalidad. Anímate a salir de tu “zona de confort” y atrévete al cambio!

Estilo rural


Es una manifestación de la ola nostálgica que invade el mundo desarrollado. La predisposición hacia los materiales naturales y los muebles simples y cómodos significan revivir el pasado con las técnicas modernas. Ladrillos, pizarra, madera y baldosas calcáreas pueden combinarse en toda la casa con materiales más modernos. 


Pisos calcáreos

Las cocinas dispuestas con la típica mesa central no son menos acogedoras si también tienen la correspondiente lavadora y nevera. Las sillas de esterilla forman parte de este diseño tan acogedor, junto con la madera rústica, sobre todo el pino.


Canastos de mimbre con piñas

Canastos con piñas, edredones tejidos y candelabros de hierro nos traen esas nostalgias de campo. Generalmente encontraremos en estos ambientes, viejos muebles heredados de generaciones pasadas con su consiguiente carga emocional, lo que logrará que tu espacio sea cálido y familiar.


Estilo citadino (casa de cuidad)



Un estilo elegante, que se basa en la mezcla de muebles modernos y discretos con una o dos piezas antiguas. Se realzan los mejores detalles de la habitación, como pueden ser una buena chimenea o una cornisa. Por lo general el color, aunque sea muy bonito, se relega a segundo plano. De las paredes apenas cuelgan adornos. 

Las cortinas tienden a ser de fibra y sin diseños, aunque pueden ribetearse con cintas de vivos colores. En el estilo de las casas de cuidad son factores importantes las combinaciones de formas texturadas con suaves.

Normalmente el suelo esta alfombrado con algún diseño discreto, pero encima de la moqueta también puedes poner una alfombra antigua de ricos dibujos.


Sillón Duna, de estilo rococó fabricado por Silla Stil

La iluminación es un factor muy delicado, los focos de luz directa iluminaran cuadros y objetos, mientras que el fondo se ambientará con lamparas de pantalla.

Con frecuencia la sala de estar se vera presidida por un par de sofás tradicionales cubiertos de tela de color en contraste. Encajan bien las modernas mesitas cromadas o las lisas y blancas caladas de patas cuadradas. 


Pequeña colección de objetos

Generalmente en esta pieza el mayor interés sera una buena silla rococó o un aparador, que alivian la austeridad del conjunto. Para este tipo de interiores son vitales las colecciones de objetos cuidadosamente dispuestos. Las flores dan alegres toques de color: un lirio en un sencillo jarrón completa perfectamente un ambiente simple.



Estilo playero (casa de playa)


Ya sea que vivas en la playa o tengas una casa de vacaciones, este estilo prioriza las vistas potenciándolas al máximo según su orientación. La clave es la simplicidad y la ausencia de elementos superfluos e innecesarios, los colores predominantes son los fríos: blanco, azul y verde. En el solado, baldosas y en las paredes, arcos y revoques rugosos.

Ansiamos dejar la mirada perdida en la infinitud del océano, por eso las butacas, sofás y camas deben tener ventanas frente al mar para poder sacar el máximo partido del exterior. El salón pueda ser también dormitorio, la cocina esté incorporada al salón o el dormitorio pueda alojar el mayor número de personas en un momento determinado.


El mobiliario El mobiliario es otro de los aspectos que debemos analizar. Prima lo liviano por encima de todo, así que olvídate de colocar un catálogo completo de pesadas piezas macizas en el salón y decántate por maderas lacadas en blanco o en tonos marrones claros. laminados plásticos para los muebles y microfibras en tapicerías, debido a su facilidad de limpieza y escaso mantenimiento. Tenemos que intentar tener pocos muebles porque el tiempo que pasamos en estas casas es limitado y se puede prescindir con facilidad de muchos objetos: muebles mínimos y básicos: un mueble para alojar los útiles precisos para comer, los aparatos audiovisuales y algunos cajones para usos varios.


La comodidad es lo primero, y más todavía si estamos de vacaciones, así que cobrarán preferencia aquellas soluciones que no nos hagan trabajar más de la cuenta. La superficie de la mesa del comedor debe estar fabricada en un material que no requiera mantel, que se limpie fácilmente con un trapo húmedo y que, cuando no se use, sirva a otros menesteres. Además, es deseable que se desplace con facilidad cerca de alguna pared para ganar metros en momentos puntuales.

Respecto al dormitorio, hay que tener una cama bien orientada, una zona para poder trabajar con el ordenador y una conexión telefónica, unas zonas de almacenaje para ropa, libros, etc. Bajo las camas, es posible alojar pequeñas colchonetas individuales para invitados y, con el fin de multiplicar la sensación de relajación que buscamos esos días libres, es mejor que los colores que vemos antes de dormir sean tranquilos y, si nos gusta poner algo atrevido, lo haremos en la pared del cabecero. Otra óptima advertencia es la relativa a la ropa de cama, que preferiblemente será de algodón y con tratamiento anti-arrugas para evitar la plancha.



Se usan las telas gruesas sobre todo de algodón a cuadros, rayas o de diseños marinos. También se emplean los bordados rústicos con dibujos tradicionales. La luz que es el elemento mas importante, también puede obtenerse sin demasiada dificultad. Cortinas transparentes o venecianas dejan filtrar la luz y por la noche los reflectores plateados con luces dicroicas pueden ayudar a crear esta atmósfera.
Y por supuesto, en el exterior, sillas o sillones de playa blancos con almohadones, nos permiten observar tanto los amaneceres como los atardeceres según la orientación de la casa.


Estilo campo


Al contrario que el estilo rural, cuya fuente de inspiración nace de las viviendas de los campesinos vistas a través de los cristales rosa de los ciudadanos que intentan regresar a la vida sencilla, el estilo de la casa de campo es mas propicio para gente de buenos recursos. La decoración de hogares al estilo campestre ha sido una constante en la cultura española a lo largo de los siglos. En algunos momentos fue el estilo mas popular de la típica casa norteamericana


Cocina campestre

Casa de campo da la idea de lugar de fiestas: espacio, salón mas que habitación familiar, aire puro, con muebles que han pasado de generación en generación, accesorios románticos o populares como cojines bordados años atrás, durante los atardeceres de largos inviernos o acuarelas pintadas por alguien muy querido. Acaparan la atención los cuadros de los antepasados con marcos dorados, al igual que todos los retratos de familias pasadas.

Se caracteriza por su simplicidad tanto en cuanto al diseño de los objetos como en las funciones que los mismos poseen. Muebles de maderas claras pintadas en tonos pasteles o blancos, pueden estar o no decapados, pueden ser también muebles de caña, ratan o hierro patinado.
Generalmente los esquemas de colores son claros, basados en tonos blancos, crema o beige. Ciertos elementos naturales se envuelven en la decoración, como flores frescas o secas, cuadros con flores, etc.


Sala campestre

Existen cantidad de sub-estilos dentro del campestre: desde la imagen básica que posee una casa rustica de las afueras, hasta la elegante y refinada atmósfera del campo francés. Entender estas diferencias es la clave para poder encontrar el balance al adaptar su estilo decorativo.


Diseño de Interiores: Estilos II - Minimalista y el loft
Diseño de Interiores: Estilos III - Romántico


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...